miércoles, 20 de mayo de 2015

leo leyes

leo leyes por oficio de tinieblas
leo el decreto sobre el curriculo de filosofía
leo la ley que quiere llenarme las meninges con su vocabulario
leo lo que redescribirme quiere


leo a Joseph Roth:

No dependíamos de leyes, sino de caprichos. Pero esos caprichos eran casi más predecibles que las leyes. Porque incluso las leyes dependen de caprichos. Por algo podemos interpretarlas. Sí, amigos míos, las leyes no protegen contra la arbitrariedad, pues ellas mis mas son interpretadas arbitrariamente(Confesión de un asesino)