lunes, 22 de septiembre de 2014

ahora que habito en estos absolutamente lejanos tiempos



















   La cuestión más difícil es mirar.

   Para mirar, las manos ordenaron crecer a los ojos que simularon imperios,  bibliotecas y super-ordenadores

y los ojos articularon extremidades 

y las extremidades instrumentos de navegación. 

   Después de aquellos días que la épica canta,  la cantidad de instrumentos, extremidades articuladas y ojos de visión extendida fue tal que las manos comprendieron la necesidad de palpar esos ojos articulados, esas extremidades navegantes y los propios instrumentos de visión que nos permitían mirar.

Al final todo era cuestión de tocar y dejarse derrumbar en el tacto. 

Las manos se quedaron quietas sobre el paisaje. Reflexionaban, acariciando el aire que las cosas exhalaban, sobre su objeto y su tarea pendiente:

¿qué mirar?

¿aquello que la mano palpaba en la lejana jornada en la que decidió que le crecieran los ojos y las extremidades articuladas?

¿O los propios ojos, las propias extremidades, aquello que media entre el deseo de ver y lo que merece ser visto?


Los ojos crecieron.

Los ojos se vieron en otros ojos y brotó la mirada pasmada y sin historia.

"Paul mira a Elaine como a una extraña, como si no se conocieran. La mira con la expresión absolutamente  franca, idiotizada - carente de historia  - con que mira una coneja. La mira como si estuviese enamorado de ella" (A.M.Holmes: Música para corazones incendiados)
Y así acaba la historia. En los ojos de la coneja.


*****








Corremos perplejos con la vista puesta en el vacío de los mundos habitados.Los números signan las piedras. El té reposa en la mano y conservamos un pez boquiabierto como recordatorio de algo(¿qué?). ....  lo más difícil será asumir la enorme cantidad de belleza que estamos desvelando en esos huecos .... Belleza o dolor o monstruosidad, que todo cabe.

Buen viaje









Aranda de Duero, septiembre de 2005 - Burgos septiembre de 2014



No hay comentarios:

Publicar un comentario