lunes, 15 de septiembre de 2014



 Adivinanza 

no es

el príncipe silencio de la nieve naciéndose torrente


no es

la red cardíaca del sexo recién pulsado que ya de nuevo te busca


es (quizás)

 la ruina virgen ajena aún a la dignidad de la amnesia
o la sede nacional del ahora entrópico
o el tedio  que hace callar a la agonía con dedos
sin huesos
o el agotamiento de los oídos
o el desfallecimiento de la piedad


no es
será el horizonte de la piel tibia

no es 
será  porque no puede no ser
                      ni puede acabar el aire en un quebrarse que no anuncia nada

no es
será el recobrar gozoso la memoria del árbol que olvidó mostrar
la sombra

1 comentario:

  1. Lo de menos es lo que es o no es. Lo de más es la hermosura de los versos. ¡Me gusta!
    Muchos abrazos, Luis.

    ResponderEliminar