domingo, 30 de junio de 2013

Consilience. I like that serotonin was the last of neurotransmitters?


Consilience: 
voluntad de unir los conocimientos 
y la información de distintas disciplinas para crear un marco unificado de entendimiento.

*****

Dicen tantas cosas que no se sabe lo que quieren, más allá de su obvio deseo de cartografiarnos.

Por lo mismo, tampoco sé  si ellos, los señores y las nuevas criaturas , me quieren.

Y esa es una pregunta importante para mi que la neuroquímica traduce en texturas bipolares

Quizás por eso cubro el beso con tenue capa de serotonina.

*****

No sé mi me aman los señores cuando

me redescriben  con seriedad de prospecto médico,

(el prospecto es un texto traducido sin pasión )

 ellos, los señores y las nuevas criaturas,  comunican al neófito que el ondansetrón se usa para prevenir

las náuseas
y
los vómitos causados
por
la quimioterapia,
la radioterapia
y otras cirugías. 

 El ondansetrón 
 antagonista receptor de serotonina  (tipo 5-HT3).

 bloquea la acción de la serotonina, 

*****

es serotonina una su- stancia natural 

neurotransmisor manipulable y, sin embargo, libre

que puede frenar tus deseos de muerte o exacerbarlos

puede causar la serotonina

náuseas y
vómitos

como el existencialismo

*****

Dicen los señores y las nuevas criaturas

escitalopram 

inhibidor de la recaptación de la serotonina

director invitado de la orquesta  serotoninérgica
del cerebro

aumenta el nivel de serotonina como un Wagner mutado en  los Chemical Brothers




******

   Dicen las nuevas criaturas:


 La serotonina ( también) se encuentra en varias setas y plantas
incluyendo frutas vegetales.

la serotonina representa un papel ( importante) como neurotransmisor, en

la inhibición de la ira,

 la agresión,

 la temperatura corporal,

el humor,

 el sueño,

el vómito,

 la sexualidad

el apetito.

(Nota: al bicéfalo le  atraen la ira y la agresividad, el cuerpo y sus temperaturas- los pies fríos enredados en la cama que el otro nos ha calentado o las manos frías que nos calienta la amiga -, el humor y  sus variaciones, el sueño como faz adolescente de la muerte (sweet sister), el vómito, el sexo, el apetito)


   atracciones todas que nos arrastran como engranajes dentados y son objetos queridos de eso que llamamos nuestra libertad, nuestros amores, las pequeñas cosas que hacen la vida encantadora

practicar el club de la lucha con tu hijo

calentarse la lengua en la espalda

el deseo de ser un indio apache bipolar y cortar cabelleras riendo y llorando

el sueño en las esquinas que unifica en un cajero al director ejecutivo del FMI y al esquizofrénico exclaustrado

vomitar todo el tiempo que hemos estado sin mirar triste la tierra
vomitar segundos, minutos...

ser esclavo de tu propia polla y saber que se piensa con ella por imperativo genético

devorar con las manos salsa de pollo frío,  nata en su boca, fresas,

agua

*****

  La falta de este neurotransmisor puede producir una gran variedad de síntomas, como depresión, ansiedad, irritabilidad, pánico, síndrome premenstrual, problemas de sueño, o dolor muscular.

 Existe el síndrome serotoninérgico pero por hoy cerramos la poética:

El síndrome serotoninérgico se produce cuando la persona toma medicamentos que causan los altos niveles de la sustancia química serotonina para acumular en su cuerpo. El síndrome de serotonina puede producir al aumentar la dosis de una droga o agregar un nuevo medicamento a su régimen.
Ciertas drogas ilícitas y los suplementos dietéticos también están asociados con el síndrome de la serotonina. La serotonina es un químico que el cuerpo produce lo que se necesita para que sus células nerviosas y el cerebro para funcionar.
Pero demasiada serotonina provoca síntomas que pueden variar de leves, escalofríos y diarrea severa, la rigidez muscular, fiebre y convulsiones. El síndrome de la serotonina severa puede ser fatal si no se tratan.
Las formas más leves del síndrome de la serotonina pueden desaparecer en un día de dejar los medicamentos que causan síntomas y a veces, tomar medicamentos que bloquean la serotonina.

(Fuentes.  el por ahí)

Egon Schiele(1910)

No hay comentarios:

Publicar un comentario