martes, 5 de agosto de 2014

martes de entusiasmo antes de caer de nuevo en veinticinco brotes melancólicos

sin panoplia ni  fuste que connote nuestros actos
sin querer hacer tampoco un aspaviento
sin otro sentido que el paso a paso del camino
sin la paz del mundo de las misses
sin armonía en los hogares desgajados
sin esperar silencios administrativos

sin palabras

la vida se infla como un globo
ríe como un globo
pinta sonrisas en un globo
para mí

sin costuras para aprovechar la transparente blusa
sin sombra de árboles pintando el lecho del río
sin peregrinos cuerpos excitados
sin cámaras que vigilen los portales
sin ocultar a los amantes del fuego
sin más razón que la razón misma desgranándose

sin aliento

la vida estalla en sus límites
quisiera repetirse hasta la una y media (p.m.)
nadaría como un perro en sus segundos
para mi

sin  necesidad de agradecer lo que tanto agradezco
sin altar en lo alto de la colina
sin las llaves de la casa en la cerradura
sin una cama de plumas en el suelo
sin una tarde a mi entregada
sin otra tarde que tampoco será mía

sin mañana

la vida solo mía prisionera en la selva
egoísmo en el que me refugio
enredando la mano azul del bosquimano
para ti




No hay comentarios:

Publicar un comentario