sábado, 23 de agosto de 2014

romo, romántico, romance, poste, postal, postulados


CUATRO. CARTAS POSTALES 
14 de agosto de 2009
(fragmentan y desgastan sin inventario en un 23 de agosto de 2014)


“El tiempo y el espacio, el tiempo y el espacio... Puedes salir (del Gulag) tal y como entraste o , si no lo soportas, perder la razón en el caso de que no aprendas a moverte mentalmente por el espacio llevando tus imágenes mentales al borde de la realidad.  Pero si lo haces sin ritmo también te desquicias. El ritmo sirve de ayuda y guía” (Nina Gagen- Torn)





Al cambio



Mamá dice que ya no debemos jugar juntos.

Mamá dice que mañana tengo que quemar en el jardín todas las postales  y que ya basta de tonterías.

Mamá dice que para una niña como tú no soy yo un buen compañero de juegos.

Mamá dice que tengo que volver a las píldoras bicolores.

Mamá dice que estoy pálido

Mamá dice muchas cosas y me levanta dolor de cabeza. Para no llorar acepto las píldoras bicolores.



Las píldoras bicolores dicen que no existen el amor ni el odio ni la tristeza.

La píldoras de colores dicen que se puede teclear más despacio y que puedo coleccionar muchas cosas. Por ejemplo formularios de la seguridad social o cupones descuento.

Las píldoras bicolores dicen que son mis amigas aunque nunca juegan, ni se desnudan, ni encuentran cosas locas en los cajones. Ni coleccionan sellos tan antiguos que en  su lienzo se ha borrado el dibujo.

Las píldoras bicolores dicen “sueño” y cae la noche como una lápida cálida.

Las píldoras bicolores y mi madre dicen que debo dejar de llamarme  Novalis.
No soy Novalis.


****


Al romanticismo

las almas débiles y melancólicas necesitan sentirse atadas por las cosas para vencer la paranoia

son una tabla de windsurf para sortear  olas que llegan a la costa este de nuestra alma mísera y cobarde 

necesitamos las malditas postales, los signos que sabemos estereotipados, las garras de las cosas mil veces dichas... su ritmo cálido de beso y caldo



 niños imitando caritas de chino en una cuadro de Rockwell. 

 almas débiles se hunden en la melancolía y en la mayor de las torpezas si no consiguen extraviarse al menos cinco veces al día en las copias de las copias

almas débiles amantes de las postales miran el mundo y en el espejismo ven  un corso más bien bajito cabalgando en un jamelgo

giran la rueda y tensan los nervios para que, tras el estiramiento corporal, enderezaremos la mirada para ver lo sublime: el Espíritu Universal a Caballo ("Weltgeist zu Pferde”)

lo agradecemos en la mirada turbia que  acude a sus recitativos

amables hostias





aún no estoy del todo curado 

por las noches imagino a Novalis y Sophie jugando al sol del mediodía, dos adolescentes en una playa mediterránea. La imagen es rara: mientras Novalis mete mano a Sophie está mirando a otras chicas. Parece que no encuentra entre los nudos del bikini al Eterno Femenino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario