domingo, 30 de junio de 2013

Consilience. I like that serotonin was the last of neurotransmitters?


Consilience: 
voluntad de unir los conocimientos 
y la información de distintas disciplinas para crear un marco unificado de entendimiento.

*****

Dicen tantas cosas que no se sabe lo que quieren, más allá de su obvio deseo de cartografiarnos.

Por lo mismo, tampoco sé  si ellos, los señores y las nuevas criaturas , me quieren.

Y esa es una pregunta importante para mi que la neuroquímica traduce en texturas bipolares

Quizás por eso cubro el beso con tenue capa de serotonina.

*****

No sé mi me aman los señores cuando

me redescriben  con seriedad de prospecto médico,

(el prospecto es un texto traducido sin pasión )

 ellos, los señores y las nuevas criaturas,  comunican al neófito que el ondansetrón se usa para prevenir

las náuseas
y
los vómitos causados
por
la quimioterapia,
la radioterapia
y otras cirugías. 

 El ondansetrón 
 antagonista receptor de serotonina  (tipo 5-HT3).

 bloquea la acción de la serotonina, 

*****

es serotonina una su- stancia natural 

neurotransmisor manipulable y, sin embargo, libre

que puede frenar tus deseos de muerte o exacerbarlos

puede causar la serotonina

náuseas y
vómitos

como el existencialismo

*****

Dicen los señores y las nuevas criaturas

escitalopram 

inhibidor de la recaptación de la serotonina

director invitado de la orquesta  serotoninérgica
del cerebro

aumenta el nivel de serotonina como un Wagner mutado en  los Chemical Brothers




******

   Dicen las nuevas criaturas:


 La serotonina ( también) se encuentra en varias setas y plantas
incluyendo frutas vegetales.

la serotonina representa un papel ( importante) como neurotransmisor, en

la inhibición de la ira,

 la agresión,

 la temperatura corporal,

el humor,

 el sueño,

el vómito,

 la sexualidad

el apetito.

(Nota: al bicéfalo le  atraen la ira y la agresividad, el cuerpo y sus temperaturas- los pies fríos enredados en la cama que el otro nos ha calentado o las manos frías que nos calienta la amiga -, el humor y  sus variaciones, el sueño como faz adolescente de la muerte (sweet sister), el vómito, el sexo, el apetito)


   atracciones todas que nos arrastran como engranajes dentados y son objetos queridos de eso que llamamos nuestra libertad, nuestros amores, las pequeñas cosas que hacen la vida encantadora

practicar el club de la lucha con tu hijo

calentarse la lengua en la espalda

el deseo de ser un indio apache bipolar y cortar cabelleras riendo y llorando

el sueño en las esquinas que unifica en un cajero al director ejecutivo del FMI y al esquizofrénico exclaustrado

vomitar todo el tiempo que hemos estado sin mirar triste la tierra
vomitar segundos, minutos...

ser esclavo de tu propia polla y saber que se piensa con ella por imperativo genético

devorar con las manos salsa de pollo frío,  nata en su boca, fresas,

agua

*****

  La falta de este neurotransmisor puede producir una gran variedad de síntomas, como depresión, ansiedad, irritabilidad, pánico, síndrome premenstrual, problemas de sueño, o dolor muscular.

 Existe el síndrome serotoninérgico pero por hoy cerramos la poética:

El síndrome serotoninérgico se produce cuando la persona toma medicamentos que causan los altos niveles de la sustancia química serotonina para acumular en su cuerpo. El síndrome de serotonina puede producir al aumentar la dosis de una droga o agregar un nuevo medicamento a su régimen.
Ciertas drogas ilícitas y los suplementos dietéticos también están asociados con el síndrome de la serotonina. La serotonina es un químico que el cuerpo produce lo que se necesita para que sus células nerviosas y el cerebro para funcionar.
Pero demasiada serotonina provoca síntomas que pueden variar de leves, escalofríos y diarrea severa, la rigidez muscular, fiebre y convulsiones. El síndrome de la serotonina severa puede ser fatal si no se tratan.
Las formas más leves del síndrome de la serotonina pueden desaparecer en un día de dejar los medicamentos que causan síntomas y a veces, tomar medicamentos que bloquean la serotonina.

(Fuentes.  el por ahí)

Egon Schiele(1910)

miércoles, 26 de junio de 2013

El beso





 El beso de Klim se ha convertido en un sello, en la pulsión burocrática de un impuesto. Fiscaliza el poder el beso de Klim, el beso de los enamorados y convierte el más que sobado cuadro en una pieza de coleccionista. El estúpido filatélico, con perdón.

 Sin embargo, no puede negar el poder el poder del beso, la firma de la conversación en la carne. El diálogo se queda sin palabras y, por un momento, se sueña que no hay vuelta atrás, que se ha iniciado un camino nuevo, una senda desconocida y clandestina. Se sabe del riesgo porque hay mitos que hablan del beso como traición (así Judas). Se conoce, está visto, escrito, dibujado, reconocido.

El beso. ¿Cómo lo has sentido? se pregunta él(o ella) en el centro de su cabeza. ¿Lo esperabas así? No, es mejor. ¿Mejor que qué? Mejor que nada, mejor que todo, mejor que el sabor de la ginebra y la fruta exprimida, mejor que la tentación, mejor que el aire que se ha respirado.

Mejor que toda la escritura.

Mejor que el silencio.

Y, sin embargo, sabemos que el beso está fiscalizado. Por la tentación ética, por lo impropio que nos atosiga,  por el desgaste de la confianza. Por el sexo que late imponiendo su legislación. Todo parece querer cercar al beso que, sin embargo, grita la libertad.

Todo críptico. Todo dedicado a él o ella.

 El beso que convierte un tiempo en un "ahora" que brilla en el cielo.

lunes, 17 de junio de 2013

Azúa: Autobiografía de papel


Sokout (The silence, 1998) Mohsen Makhmalbaf.

 " Siente un rumor de playa desierta  en la garganta
(Chantal Maillard)

"... un vacío clínico en el que tiritamos de frío rodeados 
por una muralla de amenazantes mercancías"
(Félix de Azúa)


 De  Félix de Azúa  (Autobiografía de Papel) solo me distancia lo cercano de sus tesis con mi sentir. Yo, como él, me vivo nacido en otra época. Soy un lejano sosias del John Salvaje de Huxley (Mundo Feliz), incapaz de asumir que Shakespeare ya no juega en los partidos que televisan. Trastornado, miro la pantalla esperando a Pirri y Juanito. Salen Obama y Rajoy.  Como Azúa, creo que somos primitivos incapaces de hacer funcionar  el artefacto sentimental e intelectual que nos había llevado a creer en los poemas, las ideas, la letra, la escritura. El viejo papel que no admite la conexión múltiple de la red social. Soy un decepcionado más en esta democracia total incapaz de decir una frase con sentido a  las generaciones de pasado mañana. Imposibilitado para explicar la propia decepción.

 "La decepción y el desencanto se produce cuando las soluciones que nos han servido para sobrevivir en tiempos revueltos se demuestran como la principal causa de que esos tiempos fuesen revueltos.  O lo que es igual, cuando las esperanzas son nuestro peor enemigo o las medicinas que nos venden agravan la enfermedad que padecemos"

 Soy un viejo primate discapacitado que se deja arrastrar por el impacto visual de las flores en el lago o el movimiento de la niña al son de la cuerda en la película Sokut.  El primate lanza una piedra en el espejo y rompe todo porque lo cree irracionalmente peligroso. ¿Qué peligro esconde el rostro de la niña de la foto? Ug, Ug. No lo sé, pero hay un frío que me cala los huesos.

 Me siento al sol mientras los perros blancos se intoxican y entramos en barrena en un grupo de apoyo que carece de lenguaje. Extremadamente callado, cierro la mente y abro la piel al calor. Recuerdo el invierno y siento que el atardecer me rasga la retina. Por eso estoy aquí, primitivo, rodeado de rostros, incapaz de hacer entrar la vieja cultura de mis libros en las caladas de un cigarro, el sorbo de una cerveza, la opinión sobre las edades, el brillo en los ojos de quien me cuida por si me aburro. Soy una pantera coja y sin dientes que no masticará la carne del guisado que mañana otros se comerán. Masticaré con las encías el cuerno quebrado de un caracol.

 Hay una red que los antiguos decíamos técnica y que " acabará logrando el control más eficaz de las masas desde las grandes  religiones" (Azúa). Tecno-capitalismo, post-capitalismo, post-política, post-poesía. El sin fin de las palabras.

 Acabamos pensando que solo me distancia de la prosa testamentaria de Azúa su cercanía a mi sentir. Y no sé si somos primitivos en una nueva era que amanecerá cuando ya estemos muertos o sí,  en último estertor, debemos voltearnos en un primitivismo buscado, intuido. Un primitivismo inserto en una conversación en la que los sabios se unen al sol con los destructores de sus neuronas.

Como los salvajes cristianos que en el desierto avanzaban nuevos tiempos a pedradas.

 Sonrío. Quedan los pétalos de flor en las uñas de una niña y el golpe de mi mandíbula sin brújula. No sé si muerdo y destrozo la belleza de la niña de la imagen o si, por contra, soy el más fiel de los perros que acompañará su andar hacia el mañana. Casi prefiero lo segundo. Guardaespaldas del salvajismo destructor

 En silencio.

Incapaz de follar con los nuevos paisajes.


lunes, 10 de junio de 2013

¿Por qué me comprasteis un walkie talkie si era hijo único?




 Santi Balmes: ¿Por qué me comprasteis un walkie talkie si era hijo único?
Principal de los Libros. Barcelona 2012
Ilustraciones de Ricardo Cavolo


 En algún momento de la novela,  el camarero Invictus habla de la necesidad de jerarquizar lo que sea que se jerarquice en esta vida que dios nos ha dado. Objetivo: encontrar una buena plataforma de emplazamiento para culminar la percepción y el gusto por la vida (sana o no tanto).
 "Considero que la vida  es un asunto demasiado serio como para desperdiciarlo en talentos de Serie B. En líneas generales, Fernando, nuestra vida ya es, por desgracia, una concatenación de escenas mal encuadradas y con personajes mediocres o directamente infames y lo que uno necesita es belleza, Fernando, evasión.¡Serie A!:"
 Quizás esta ilusión de diferenciar entre la serie A y la serie B - o la cara A  y la cara B de la discografía cósmica- sea el motor de la narración que nos ocupa,  el Geist der Geschichte que se destila tras el  uso y abuso de drogas,  las variadas escenas románticas o esas hermosas explosiones  del amor que habita en los huevos. Algunos polvos que aparecen en la novela son ejemplos impecables del  Jetzt-zeit de Walter Benjamin, el now-time,  el momento en el que el mesías hace su entrada en el mar de las tribulaciones humanas.Y eso, hermanos, sí que da gusto...

 El párrafo de Balmes-Invictus, citado arriba, me recuerda al famoso proemio de La espuma de los días de Boris Vian que, más o menos, dice así:

En la vida, lo esencial es formular juicios a priori sobre todas las cosas. En efecto, parece ser que las masas están equivocadas y que los individuos tienen siempre razón. Es menester guardarse de deducir de esto normas de conducta: éstas no tienen por qué ser formuladas para ser observadas. En realidad, sólo existen dos cosas importantes: el amor, en todas sus formas, con mujeres hermosas, y la música de Nueva Orleans o de Duke Ellington. Todo lo demás debería desaparecer porque lo demás es feo, y toda la fuerza de las páginas de demostración que siguen procede del hecho de que la historia es enteramente verdadera, ya que me la he inventado yo de cabo a rabo. Su realización material propiamente dicha consiste, en esencia en una proyección de la realidad, en una atmósfera oblicua y recalentada, sobre un plano de referencia irregularmente ondulado y que presenta una distorsión. Como puede verse, es un procedimiento confesable donde los haya.
 Que una  novela, la de Balmes,  me lleve a la otra, la de Boris Vian, es capricho mío. Que, incluso, pueda emperrarme  en dibujar tradiciones literarias  para taxonomizar el libro de S.B. ni quita ni pone nada al hecho y al acto de la lectura, siempre tan cercano al movimiento no-ajedrecista de hacer el amor o la amistad.  El amor y la lectura, siempre dispuestos a vomitarse pronto y mal o a demorarse indefinidamente en la hermosa flacidez del miembro.

Y hay más opciones.  Constancio Obs, papá de Fernando e hijo de incesto y extraterrestre, niño prodigio, mutante todo él, Constancito, era capaz de fornicar con su esposa durante long time e, incluso, se salía de su vagina in media res para recoger la cocina y  fregar los platos sin que ella se enterase  del abandono. Constancio dejaba los labios exteriores e interiores de su amante vibrando como mariposas, como puertas de saloon o  alteraciones lisérgicas de las meninges. Pues de igual modo, que es lo que quería decir antes de perderme, en la lectura del libro  uno saca su cosa-mente a ratos de la grata cueva del libraco y se dedica a otras cosas - hacer decretos leyes, corregir test o tejer camisetas -  y  el alma sigue creyendo estar siendo follada por la escritura y  el imaginario balmesiano.  Es un efecto como el que produce el LSD, pequeños recordatorios del trip-----Ornella Muti: amigo Balmes, no podrías haber elegido mejor icono para los tiempos que corren en mi corazón nostálgico. El libro, amigos, traspasa la realidad.





 "¿Por qué me comprasteis un walkie talkie si era hijo único?" es una historia de la transición española, es decir, de los últimos años que nos vieron crecer a algunos. Es una historia que, siguiendo a Vian, se construye como "una proyección de la realidad, en una atmósfera oblicua y recalentada, sobre un plano de referencia irregularmente ondulado y que presenta una distorsión".  Por todo ello, estamos ante una novela realista en el sentido más genuino de la palabra. Y a las experiencias me remito:  era dejar de leer la novela y salir a la calle para comprobar que el mundo, mi mundo, era exactamente como el descrito por Fernandito Obs.  El colorín del mundo de la canción era el hilo musical que acompañaba mis paseos en los días de la lectura. Y, así, he entrado en mi trabajo cantando Por qué te vas en más de una ocasión y para sorpresa de mis pupilos. Y hoy, concluida ya la novela, me he visto a mi mismo protagonizando el vídeo musical de la canción Dancing With Tears In My Eyes con la que casi termina el relato. Todo es de un realismo que enlaza con Galdós por otros medios  más lisérgicos.

En el afán del historiador, Mr Balmes nos trae a las meninges una historia sentimental y pop (sic) de nuestros tiempos de mentes colocadas por todo tipo de psico-tropos, posiciones sexuales inverosímiles y conspiraciones cosmogónicas de alto calado sodomita y nacionalsocialista.

El libro de Santi Balmes no lo hubiera leído de no ser por orden perentoria de  X (que ella no quiere ser reconocida y pixela su rostro en el temor de las redes) o por algún que otro azar. Y como me lo he pasado bien con el relato, pues caben  las gracias al autor de la letra y al otro que le sigue con las ilustraciones o los santos (Mr Cavolo) el hilo narrativo. Y también a la que me entregó el libro para que lo terminara en fecha y hora, por imperativo de amistad, honor y muerte. Sea grato decirlo todo. Y sea preciso decir delicioso. Y que es ella, X, la que es fan de Love of lesbian que, como puede comprobarse, no aparecen en mi reseña.

Y firmo la presente aquí y ahora, sin pretensión crítica, quizás sí recomendando la lectura para renovar nuestra vivencia de la historia reciente y liberarnos un poco de la imaginería matrix.
.