viernes, 27 de junio de 2014

Fin de algo, casi nada (Un cesto de ropa sucia)

Balthus

No sé lo que toca. Podría decir que, en la ceremonia de los adioses, encuentro algunas palabras perdidas que son como calcetines en el cesto de la ropa sucia. Desde las alturas veo piezas desparejadas y la uniformidad de un olor que llena el espacio con la sensación de espera de algo terrible o maravilloso que ya se divisa desde las almenas. La lavadora abre su ojo central y se convierte en boca.

2 comentarios:

  1. Yo tampoco sé lo que toca, pero de mí no te despidas. Tengo miedo. No me gustan las despedidas ni las estaciones de tren. La lavadora es otra cosa. A mí me serenan sus vueltas. me gusta su ruido y su sorpresa cuando centrifuga. Centri-fuga. Yo también quiero fugarme.
    Estés donde estés, gracias por tus palabras, que estés bien.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras (aquí y allí).

    ResponderEliminar