martes, 1 de mayo de 2012

Diccionario de la debilidad.Favorita


Jean-Léon Gérôme




"Aguirre dice: Somos el partido favorito de los madrileños"

Aguirre señala que el sabotaje en el Metro"ataca la seguridad
del medio de transporte favorito de los madrileños" 

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre,;
ha vuelto a salir elegida, con un 43% de los votos,
como la personalidad madrileña con la que más les gustaría
 compartir una cerveza a los encuestados.


Ser la favorita del sultán nunca me libró de las ordinarieces del mercado. Los patios del palacio dicen, haciendo caso de la voces de los eunucos,que nuestro esposo no tiene ni flor ni letra ni filosofía favoritas. Ni siquiera otorga distinción a parte alguna de su cuerpo o del nuestro. El señor de la equidad y la justicia se entrega con idéntico coraje a la boca y a las nalgas, a la mano suave de su amiga o al esfuerzo contenido de la guardia hassassin. Padre de los tres libros sagrados y de todos aquellos no escritos, aprecia el cardo en el monte tanto como la orquídea que luzco tatuada en mi espalda. Su biblioteca se ordena de la a a la z sin menospreciar al número uno y sus sucesivos.

El favor del sultán lo marca cada día el capricho. Nunca nos prometió nada y favor es el nombre de su deseo sin piedad ni norma.

Nacida con la mancha del barro en la piel, yo no tengo favores que entregar ni, así me dicta la experiencia, tampoco me nombro en silencio como favorita del sultán. En su favor no me reconozco. Son otros los que me marcaron con la palabra y algunos los que consideran que el nombre ganado es honor y destino. En las entrañas del recinto palaciego todas sabemos, no es difícil la conclusión, que en este imperio de deseo y beneficio carece de sentido toda fidelidad del nombre. Favorita no significa nada. Es estigma del poder.

No aspiro al favor del lector ni al de las musas. Algunas no podemos tener favoritos.

Sin embargo, sé lo que no me gusta. Ni la sopa ni el arroz demasiado pasado. Ni la carne ni el pescado blando. Tampoco esos libros en los que se pide sangre y cuyos pergaminos son el himen de cien mil vírgenes forzadas. No me gusta el agua fría que corre por mi cuerpo en invierno. No me gusta que me usen para el placer con el cuerpo sucio.

Callo ante el capricho del sultán. Soy sorda ante la mayor parte de las ordinarieces que oigo en el mercado del sexo.

No me gusta ser la favorita. Sé lo que no me gusta aunque a nadie quiera entregar el favor ni recibirlo desee.

Soy la hija de la resistencia.

2 comentarios:

  1. Te aplaudo con ganas, Luis. Me ha gustado muchísimo la confesión de la favorita. La ironía latente que se desprende del mismo si lo cruzas con la cita del periódico es realmente estimulante.
    ¡Tiempos estos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isabel. Tiempos extraños estos en los que ellos (se) eligen favoritos.

    ResponderEliminar