martes, 25 de enero de 2011

20:08: No me importa ser planeta copernicano ni mono darwinista. ¿Tan relevante es para mi orgullo idiota despertarme  bibelot del inconsciente terrible y freudiano?.

Lo que tanto humilla es el desvelo platónico: soy un alma.

No sé qué hacer con ella.

Debo buscarme la vida.

Sólo un Ellos, un Tú, un Él... dan vida.

esto lo sabe la poesía en su egótica metempsicosis

esto es lo que oculta el arte en su crueldad de niño

esto es el ojo buey que abre Gabriel Ferrater en el poema que cito en el otro lado.

Por lo demás el día no merece la atención de antropólogo alguno. Un cuidador para frenar los ataques de ira y para secarme la baba. Un terapeuta que se duerma en la sesión de tarde. Un médico dispuesto a firmar recetas. Mil cadenas de televisión.

Corrijo exámenes y traduzco su escritura en números(un sólo decimal).

Mi alma desea ser fuerte como una falta de ortografía escupida en la pureza del folio: De a ver esperiencia, mejor extructura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario