sábado, 28 de mayo de 2011

BICEFALIA ASCENSIONAL ( I ). ANGUSTIA DEL ENAMORADO


UNO. PEQUEÑA ANGUSTIA


Gustav Klimt, Filosofía, 1898–1907. Óleo sobre lienzo,430 x 300 cms. (destruido en 1945) 



" En Filosofía, Klimt mostraba que aún era hijo de la cultura teatral. Nos presenta el mundo como si lo viéramos desde el patio de butacas, un theatrum mundi de la tradición barroca. Sin embargo, mientras el theatrum mundi barroco estaba claramente dividido en cielo, tierra e infierno, en esta obra la tierra parece haber desaparecido, disuelta en una fusión de las dos esferas restantes. Los cuerpos enredados de la humanidad doliente van a la deriva lentamente, suspendidos sin propósito definido en un vacío viscoso. En la oscuridad cósmica –las estrellas están mucho más atrás– aparece una Esfinge pesada y somnolienta que no se ve y que es nada más que una condensación del espacio atomizado. Sólo el rostro situado en la base de la pintura sugiere, con su luminosidad, la existencia de una mente consciente: es  la  Wissen (Sabiduría). La visión del universo de Klimt es la de Schopenhauer: el Mundo como Voluntad, como energía ciega en una ronda incesante de nacimiento, amor y muerte carentes de significado. La Wissen de Klimt es fría y dura. En sus ojos misteriosamente luminosos, esta sacerdotisa filosófica muestra una actitud distinta: una sabiduría, a la vez impetuosa y glacial, que afirma el Mundo de la Voluntad". Carl E. SchorskeViena Fin-de-Siècle  (DE AQUÍ)

Acusaron a Klimt de presentar "ideas no entendibles 
a través de formas no entendibles". 


Fin de siglo (XIX): El ingeniero custodia ahora la construcción del theatrum mundi y Schopenhauer provoca dolor de cabeza o chiste. Los poetas del 98  aún le tomarán en serio. España y su (divina) diferencia. Creo que el rarito de Arthur previó que ese podría ser el destino de su filosofía y, en honor a su inteligencia, digamos que no le importaba demasiado.  Hay citas que lo atestiguan.


Fin de siglo(XIX): No sabe el ingeniero en que parte del escenario se ubicará la filosofía y el arte. La columna filosófica de Klimt (sexo,  muerte y una mujer filosófica de hielo en la base, sin cuerpo, negándose a la cópula - y a todo comportamiento impropio ) parece, desde luego, excesiva.  La  Tour Eiffel también amaga columna pero nos  anuncia  toda la maravilla del nuevo orden bajo la forma de óxido y ascensor eléctrico(1889). Gana. Debe la mujer filosófica sonreír al menos un poco - ya que entre todos la financiamos. Que se haga mujer de la vanguardia, se pinte los labios y sea gentil en su espectáculo. Como Josephine Baker.  Hay algo más que sexo y muerte en la metafísica y el arte: los bigotes del emperador y sus tributos, los prostíbulos de sonrisa despreocupada y el águila bicéfala como juguete sexual (para el placer mutuo, bidireccional, democrático, sano).  ¡Es divertido!


Fin de siglo (XX): Ingenieros musulmanes educados en occidente estrellan aviones contra torres gemelas dibujando en la cabina del avión anagramas que aluden a filosofías que, en contraste, convierten a Schopenhauer en un cachondo libertino. Progreso.


*****
La palabra, sea hablada o escrita, no es mi fuerte, y mucho menos si tengo que hablar sobre mí mismo o sobre mi trabajo. Hasta cuando me veo obligado a escribir una simple carta experimento angustia y sensación de mareo. Gustav Klimt


Klimt lee o respira  a Schopenhauer. 


Schopenhauer  educador: Pensamientos  que como cuñas  publicitarias anuncian a la voluntad (que, por cierto,  ni nos mira cuando dejamos todas nuestras energías en alimentar su frío fuego). Sabiduría de almanaque  para orfebres y burgueses que buscan  un ligero ejercicio espiritual para los atardeceres.  Gimnasia o danza amanerada para ejercer en la intimidad.


Schopenhauer para todos - como la cocacola


Schopenhauer,  exótico con su budismo y su perrito de aguas. Vindicador de la arquitectura y la música. 


Me considero bastante schopenhaueriano (de la variante payasa en todo caso)




Klimt, artesano (casi un zapatero como Jakob Böhme); visionario que planchó la angustia y el erotismo en ilusión de orfebrería teatral. 


Klimt y las  mujeres de Klimt que  mueren y devoran, humillan al exigir su humillación. Su orgasmo es estertor  siempre  generado por otro aunque seamos nosotros los copuladores.   Después de ver a las mujeres de Klimt concluyo que el amor es siempre cosa de tres: el deseo es vibración que nos lleva a ver en los mismos rostros a la Prostituta y a la Muerte sintetizando entre ambas el bacilo de Koch(1882) y la bacteria de la sífilis. Antecedentes del LSD y proto-maestros de la psicodelia.




Así se construía el teatro del mundo en el fin del siglo, en el inicio del siglo en el que yo nací y en el que aún presiento en mis venas a las mujeres de Klimt, el batir palmas de los ingenieros y la filosofía de Schopenhauer. Maldita herencia, maldita raza. 

Para la seriedad necesitamos viagra, hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario