viernes, 4 de marzo de 2011

18:39: Cazo, al azar, unas frases de Gershom Scholem ("Conceptos básicos del judaísmo"):

"es el comentario y no el sistema conceptual la forma legítima bajo la que puede desarrollarse la verdad"


"una línea de texto en el centro de la gran página en folio, enmarcada a derecha e izquierda por comentarios de todas las épocas"

Me ubico en sintonía con las afirmaciones de Scholem. Prima lo segundo - no es broma ni juego. Todo lo dicho es  excusa para la interpretación, la salida de tono o la infidelidad al sendero, la circunnavegación de un espejismo o el entretenimiento. El encuentro con una hermenéutica que sea hospedería para una vagar sin estrellas.  Más aún: la centralidad de la "línea de texto" es proporcional a su carencia (por olvido violento o piadoso) de significado primero. Toda frase nace excéntrica y se convierte en central sólo al despojarse de su sentido(del grito y la crueldad, del "ruido y la furia", que rodean a su origen) .

 ¿Qué significa ser el gran descubrimiento o la gran decepción? ¿qué significa compartir una frase de Hörderlin sobre el peligro y la salvación? ¿Qué decía el cuerpo cuando el sudor recorrió tu columna? Esas líneas de texto que se pretenden originarias, el anclaje  real-real de toda la mitología posterior, perdieron su significado para convertirse en  lanzadoras de comentarios.

Por cierto, la legitimidad de la que se habla en la primera cita, que brota del diálogo y la conversación que redescribe el paisaje de la línea de texto, es una legitimidad ética y /o estética.

Son las 19:21  y esta mañana he hecho un chiste idiota. Hablé como si yo fuera otro. Un tipo de chiste fácil, vulgar.  Ahora que no soy nada soy más que nunca otro (y de nada sirve malgastar la vida pidiendo perdón por las subidas de tono y las sandeces de ese otro). 

Me gustaría que estas verdades que se escriben de mi mano entraran de plano en mi existencia. Me abismo entre mi vida y mi escritura. Soy un sin voz de mi (y son otros los que hablan en mi, por mi, contra mi).

No hay comentarios:

Publicar un comentario