jueves, 23 de junio de 2011

 Erecto y juvenil  a casi dos metros de mi cara, lanza escupitajo con pericia e intención.

- Judío! - grita, salvada por los pelos,  la melancolía de la infancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario