martes, 28 de junio de 2011

Quiebra del alma bella y de toda romantización en el despliegue famélico de la providencia y el sentido común. Fantasía del sistema que llega a todos los rincones (incluida mi alma).  Sonrisa.

 Walt Disney sodomiza - con acierto  - a la fantasía.Sonrojo.

Escupir a Hegel en la cima del éxito mientras se muere de amor ( o por amor a una tontería que ya nadie - ni sus jugadores - recuerda) y se abren las heridas todas las noches para inhibir el olvido.

Conversión del enamoramiento en síntoma fisiológico y enfermedad degenerativa.

Obsesión crónica por  aquello que debía ser frágil y efímero.

Traducción del deseo en pulsión de vejez y muerte.

Genealogía del materialismo en el centro de mis tripas.

Sobrevivir al dolor nadando en el narcótico de lo real; hacia la gran boca del leviatán.

 Esa espesura de atmósfera que rodea a todas las cosas, marca el espacio de la distancia y otorga credenciales de extranjería, también tiene su nombre.

2 comentarios:

  1. Querido LUG:

    me duele cuando te veo dolerte, en trasvase metafórico, más allá de-

    brindo por tu verbo terapéutico

    me adhiero a tus perplejidades, a tus anatemas

    celebro tu sed de asediar la periferia (¿bicefalia?) para inquietar el centro (perversa ilusión logocéntrica, tal vez; asidero inestable de nuestra weltanschauung balbuciente...)

    y espero que algún día conversaremos, tú con una jarra de aguardiente y yo con algún impertinente jugo frutal: a dúo, en ferocidad contra el mundo

    un abrazo

    ResponderEliminar