sábado, 3 de marzo de 2012

EQUIPO DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL (EPI, 05). La Tortuga

La tortuga se dice animal de la resistencia aunque, en términos militares, más bien provoca la risa.

La semejanza entre el tanque y la tortuga es aparencial. Las unidades de acorazados forman la caballería.

La tortuga dicen que vive muchos años. Su longevidad nos deja perplejos y da que pensar a las meninges: ¿realmente es tan importante la duración?.

Ser tortuga no es equipo de protección individual homologable. Mi avatar como tortuga es signo del fracaso de algo o alguien. La bicefalia salva este desaguisado existencial en destellos de duración micro.

*******

REGINA JOSÉ  GALINDO: CAPARAZÓN (2010)


Dice Regina: "El miedo en su forma sonora, en cada estallido, en cada golpe. Mi cuerpo desnudo permanece en posición fetal dentro de un domo blindada. Un grupo de individuos, armados con palos, golpea frenéticamente el domo hasta destrozar sus propias armas".


Quiere llover. Nace el dualismo al caer el alma en la caída. La materia no es cárcel - dice Regina con acierto, tachando el platonismo - sino domo,mineral. Quizás por eso la piel de L ama los objetos inanimados.


Llueven mis semejantes bajo la forma de otros. El padre y el hijo fuertemente armados.
La abuela Victorina temía los nublados y me cantaba canciones bajo las mantas. Letanía de su infancia que era, por arte de magia, mi infancia. Quizás por eso L ama y odia las mantas.




Llueve y se marca el ritmo en la materia - como coraza - y en la piel - como tatuaje. Nacen la acústica y el pentagrama. Siguen siendo mis semejantes, mi papá y mi hijo. Quizás por eso la piel de L busca (sueña) el amor y la conversación en el espacio vacío entre esas notas musicales.



Miran el paisaje de lo que llamaron batalla. Interpretan como hermeneutas asustados por el repentino silencio. El ángel anuncia algo. Vendrán nuevas músicas que pondrán a prueba la materia. Quizás por eso Wendy me dice que no hay equipos de protección individual. Tienta a mi piel el aire de un crimen. La muerte de la tortuga bajo el domo. Puede que nada quede ya en la semiesfera.

5 comentarios:

  1. El caso es resistir, L., sea como tortuga o como cualquier otro ser animado o inanimado. La opción de no adoptar un escudo es la más sensata y, sí, no existen protecciones que nos defiendan de la vida.
    Al menos, tú mismo lo dices, cabe la conversación, la amistad, el amor y esos pequeños respiros para el espíritu.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. "El miedo en su forma sonora"

    Me he demorado suavemente en tu texto. Un poco en la cavidad, en el vacio, esperando un poco la llegada de las bacantes y que recojan los espejos incendiados.

    Un abrazo L.

    Por cierto, no es complejo cambiar las palabras de verificación en la nueva interfaz... L, tienes la posibilidad.

    ResponderEliminar
  3. Isabel: de acuerdo, tía, es decir, amiga o muy señora mía. Lo importante es resistir y crear una agenda de resistencias, un memorandum de combates. Hay que salir del domo y la coraza, de casa, del propio estilo, de los vicios viejos y las virtudes enquistadas, hacia nuevos y peligrosos vicios, riesgos que salvan mejor que las oraciones; hacia las nuevas virtudes, las clásicas sin dudas, lka fuerza militar del cínico y el estoico en combate irónico contra la estupidez de lo que toca. Resistirse a uno mismo, para empezar y dar ejemplo, y luego cerrar el paso a aquellos que tanto nos quieren con sus palos, sus traiciones, l´ERE, sus circunvoluciones financieras y emocionales... Resistir, en lo que toca, en lo que es el caso dicho al modo Wittgenstein; resistir a la mala letra, a la escritura fácil, al cripticismo. Contemos historias, Isabel, tía, muy señora mía.

    ¡¡Contra la tortuga bicéfala!!
    ¡¡ que le corten la cabeza!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por demorarte, CC. Por cierto, ¿ya escuchaste a Ada? Resistir en la belleza.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola. Pues resulta que ayer a la noche pasó lo que tenía que pasar. Llegué, saludé a la gente que conocía. La bella y encantadora organizadora me indicó un sitio para sentarme. Caí. Primero un bardo gallego con la rabia de mil "trebóns" "anxo angueira" y además parapetado de la belleza del coraje. Luego "ada". Acabó el recital y no pude articular palabra, no pude despegar los labios todavía. Que te lean el pensamiento desconcierta. Además lo hicieron de un modo sutil. Ada entró en mi mente como un bisturí.

    ResponderEliminar