sábado, 25 de febrero de 2012

EQUIPO DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL (EPI, 03)

Aranda de Duero, 25 de febrero de 2012

      
    Qs
















                Con amistad que no admite escritura, recibid un afectuoso abrazo de éste que os ama 

 Luis Fructuoso González Santamaría

5 comentarios:

  1. Querido, Luis

    Cuántas cosas hay escritas en ese espacio en blanco. Tal vez sí sea cierto que es más importante lo que uno calla que lo que uno dice. No he descifrado el código.
    Sabes, el otro día paseando vi una casa de estilo colonial, y de repente me acordé de Nadia. Parece que lo que vemos y leemos nos afecta más de lo que creemos (parece que me encanta utilizar el plural cuando sólo hablo de mí). En Baden-Baden sólo viven ancianos,Luis, no sé si es buen lugar para que la busques.

    Perdóname que no haya descifrado el código, ese mapa de dos letras con el que comienzas tu carta, y disculpa el atrevimiento de responder una misiva que no va dirigida a mí, pero ese lienzo blanco que has dejado no es un terreno baldío sino un lugar tentador donde leer lo que nos gustaría escuchar.


    No he soltado aún mi escafandra, no he dejado de sumergirme en abismos y terraplenes. No volví a saber de los Briongos, ni de Naomi con su heliconia, ni de Wendy, ni de tus sueños con monedas; no volviste a hablar en francés, ni de Johnny Guitar y lo peor de todo: no volvimos a mentirnos.



    También me acuchilla la luz si es mucha.

    El blanco es un paisaje perfecto para abandonarse.

    Y no temas, no cortan los afilados sueños del tigre, ni los ojos alienígenas, ni la mano que ofrece la hoja.

    Los fantasmas no existen (aunque noche a noche los sigamos viendo).

    El abrazo es recibido, Luis,

    ResponderEliminar
  2. Mi querida habitante del paralelo 49:

    ¿Qué demonio cartesiano te lleva a creer que no eres tú una de aquellos (o aquella) a la que va dirigida la misiva? Hay cosas que nos confunden, lo entiendo. Una de las nieblas más duras de disipar es la del "tú", tremendo misterio que habita entre lo mismo y lo otro, el pegajoso "yo" y el frío glaciar del "él". En todo caso hacer metalectura del equipo de protección individual 003 no es oportuno. Seguirá la serie que, de por sí, es muy meta-biográfica.

    Acepto la verdad de que "no cortan los afilados sueños del tigre, ni los ojos alienígenas, ni la mano que ofrece la hoja", pero, como el vampiro, a veces "el haz de las percepciones y sentimientos" pierde la epidermis y, en la parte pálida y blanda de la piel, la caricia de la pluma o de las hojas que ofrecían tus manos desangra. Alma de SINTRÓN que, para evitar el coágulo y el grumo, licua el mineral. No en vano la tortuga precisa su caparazón tanto como L analiza su equipo de protección individual.

    No buscaré a Nadia en Baden Baden (era casi broma siniestra y privada). No buscaré a Nadia (ya lo hace la mujer del comisario Fernández y, te juro, no sé con qué intenciones).Me alaga que recuerdes a Nadia en tu paseo. También que te gustara mi comentario a pie de foto en el sitio de Inuk. Me gusta la reciprocidad y la sintonía.

    Me gustó que llamaras a L Luis. No sé cómo descubriste el secreto. Será cosa de esos fantasmas que no existen.

    Salud, amiga, salud.

    ResponderEliminar
  3. Hola L:
    ¿Equivale el espacio en blanco en la escritura al silencio en el lenguaje verbal?
    ¿O es un espejo donde mirarse y ver lo que uno quiere ver?
    A mí mas bien me parece un pozo sin fondo para echar la moneda y pedir un deseo.
    Puesto que no tiene fondo, la moneda caerá infinitamente para que el deseo perdure eternamente.
    Sea lo que sea, que dé forma a lo que tú quieras.
    Un abrazo silencioso.

    ResponderEliminar
  4. Muchas preguntas y vacíos sin fondo me trae anónimo.

    ¿Equivale el espacio en blanco en la escritura al silencio en el lenguaje verbal? Pregunta con mil trampas. ¿Qué es silencio en el lenguaje verbal? ¿El silencio significativo? ¿La no respuesta de la administración? ¿El silencio inquietante? ¿El silencio del animal o la planta? ¿La negativa a hablar las cosas?. Hace un tiempo alguien me dijo: si aparece un problema en una relación y ésta interesa, se habla y se fuerza la palabra. Cuesta pero es necesario para seguir avanzando. Si no merece la pena, nada se dice ni se responde a nada. Supongo que no hace falta decir lo significativo y cruelmente parlanchín que puede ser el silencio del que no quiere hablar "las cosas" si el otro considera que la relación comunicativa sí merecía la pena y muere por una palabra explicativa, por escuchar un mensaje tecleado al modo morse o un e.mail en el correo.

    Tanto el silencio en medio de la comunicación como el espacio en blanco me parecen signos de la plataforma comunicativa.Quizás especular más es perder el tiempo.

    No creo que el espacio en blanco sea (en este caso, por lo menos) espejo en el que ver lo que uno quiere ver. Para ese onanismo no merece la pena mover la mano sobre el teclado. Es un signo y, por ello, no hay un margen de libertad absoluto en la interpretación. No escribo para que se muestre cualquier forma.

    No es tampoco, creo, un pozo sin fondo en el que echar la moneda de los deseos. No quiero (por dios anónimo qué poco me amas)que el deseo (y menos "un deseo") dure eternamente.

    En fin, anónimo, gracias por la especulación. Sin embargo, este texto no es un espacio en blanco. Hay fecha, encabezamiento-mensaje, despedida y firma.

    Abrazos ruidosos.

    ResponderEliminar
  5. Una imagen de cabecera me trajo hasta aquí, para seguir aprendiendo. Bs.

    ResponderEliminar